3 Tiempo de lectura

¿Te imaginas comprando algo en efectivo y no saber cuánto es el vuelto? A mí me pasó. Cuando era niña, fui a comprar al almacén y me tocaba pagar, lo hice y me dieron luego el dinero de vuelta ¡Mi compra era gratis! o al menos eso asumí yo un par de veces, hasta que aprendí la relación del dinero y el vuelto jajaja.

Como adultos nos toca asumir que las matemáticas son parte esencial del desarrollo de un niño, porque son habilidades lógicas que nos acompañarán durante toda nuestra vida.

Es necesario entonces, aprender a dominar aptitudes básicas, como sumar y restar

Algunos niños aprenden más rápido que otros, es importante tener esto muy en cuenta para no preocuparnos o crear una angustia innecesaria en nuestro peque, que a la larga podría generar otros  tipos de problemas.

Debemos saber que la destreza numérica varía según el tipo de educación que se le de y el lugar donde esta se efectúa. 

 

¿Qué hacer cuándo los niños no aprenden a sumar y a restar?

 Como se mencionó anteriormente, no todos lo hacen en una edad predeterminada, pero sí entre un período exacto: se hace gradualmente entre kínder y 4to básico.

Primero tienen que aprender a contar, y esto suele hacerse en el jardín y los primeros niveles del colegio.

Esto no es sinónimo de restar o sumar, pero es parte del proceso y es la base fundamental de ambas operaciones matemáticas.

 

Pasos comunes 

  • En kínder aprenden a contar hacia adelante y hacia atrás, comenzando y acabando en cero. También comienzan a comparar las cantidades para notar la diferencia entre ellas y empiezan a unir números de un dígito.
  • En 1ro básico unen los números de una y dos cifras para sumarlas, además también restan las unidades y las decenas.
  • En 2do básico comienzan a sumar y restar cifras más difíciles, además empiezan a “llevar” cuando restan.
  • En 4to básico ya saben cómo sumar y restar números de cifras más grandes sin necesidad de utilizar referencias.

La mayoría en este grado de educación ya sabe hacer ambas operaciones sin problemas, pero si no lo hacen, no significa que exista una complicación.

Recordemos que cada peque aprende a su ritmo y velocidad. Lo importante es ayudarlo en caso de tener este retraso para descubrir la causa.

 

¿Qué hago si mi peque tiene dificultad para aprender a sumar restar? 

Algunos niños tienen más dificultades para aprender, y esto no es necesariamente un problema.

Existen diversas razones y hay que saber cómo colaborar para ayudarle a superar esta adversidad.

 

Acá te dejamos 4 ideas para enseñarle a tu peque a sumar y restar fácilmente:

  1. Como puede ser una falta de concentración o dificultad del sentido numérico, debemos ayudarles a practicar sumas y restas que puedan mejorar sus habilidades. Puede ser con juegos, con asociaciones o con libros de entretenimiento numérico. 
  2. Utilizar pasta o frijoles secos para contar ayuda mucho, pues mover estos objetos hace que los peques comprendan el concepto de estas operaciones.
  3. Además, hacer los juegos más coloridos hará que presten más atención y entiendan mejor, por lo que puedes darles crayones para que las realicen.
  4. La última opción y también recomendada es utilizar juegos de mesa que utilizan las matemáticas, opciones divertidas que mejoran bastante sus habilidades numéricas.

Ayudar a los peques a estudiar es una responsabilidad que como madres, padres y tutores no podemos dejar de lado.

Ekiz te ofrece la Caja didáctica de edición especial: Conociendo los números y los juegos con números para mejorar su aprendizaje mientras se divierten.

 

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.