2 Tiempo de lectura

¿No te pasa que a veces estás leyendo algo, te distraes por un instante y luego te das cuenta de que pasaste tu mirada por un párrafo entero sin enterarte de qué decía? 

A los niños, especialmente los que están aprendiendo a leer, les ocurre casi todo el tiempo, pues se concentran más en pronunciar bien las palabras que en el contenido del texto.

Lo bueno es que este mal hábito se puede corregir y tu peque no tendrá que pasar más tiempo del estipulado con sus asignaciones.

A continuación, te decimos cómo, ¡toma nota!

 

Leer por gusto y no por obligación.

 

Es un hecho que los estudiantes leen con más entusiasmo aquellos libros que escogen por iniciativa propia que los que les asignan en el colegio.

  • Entonces una buena manera de incentivarlos a leer a conciencia es proporcionarles también libros que sean de su agrado.
  • No importa que no sea la lectura más densa y educativa de todas, basta con que sea apropiada para su edad.
  • Tu peque podrá leer cuanto quiera y activar el hábito de la lectura con mayor facilidad que si le pidieras que lea durante horas algo que no le anima mucho.
  • Si lo deseas, puedes decirle que tiene permiso de leer el tiempo que necesite tras terminar sus tareas o durante los fines de semana.

 

Armar un glosario.

 

Los diccionarios no deben faltar en casa. Leer con uno cerca es elemental para que tu peque busque de inmediato cada término que no comprenda.

  • Pídele que cuando se siente a leer, anote en una hoja cada palabra que no entiende y la busque en el diccionario.
  • A continuación, debe escribir el significado de cada palabra y luego volver a leer el texto sabiendo qué significa cada una.
  • De este modo, se dará cuenta de lo importante que es ampliar su vocabulario y la mejor manera de hacerlo es… ¡leyendo!

 

Parafrasear.

 

La paráfrasis es una técnica de estudio y comunicación que consiste en explicar con nuestras propias palabras el contenido de un texto que hemos leído previamente.

Pídele a tu peque que, tras cada párrafo que lea, intente contarte lo que entendió de una manera simplificada.

No importa que este ejercicio les tome tiempo, lo interesante y valioso es que aprenda a interpretar poco a poco lo que lee; mientras su capacidad de hacerlo crezca, cada vez le será más sencillo seguir el hilo de los textos sin hacer tantas pausas.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.