⚡RECIBE HOY⚡Pedidos hasta mediodía

0

Tu carrito está vacío

La primera educación que recibimos es en casa, eso es algo que  suelen decir muchas personas y razón no les falta, entre las buenas costumbres y normas de educación aprendemos a despedirnos, dar las gracias y, claramente, a saludar.

Como madres, padres y tutores responsables, estamos muy atentas de que nuestros peques saluden cuando recibimos visitas en casa o cuando llegamos a algún lugar. Esto es una regla básica de vida, pero ¿Debemos obligar a saludar a nuestros peques?

Muchas personas se pueden tomar a mal cuando otros no los saludan, pero ¿Esto es razón para obligar a tu peque a hacerlo?

Lo más conveniente es irnos por el camino de la enseñanza, así no habrá  problemas por ninguna de las dos partes.

Primordialmente los niños deben saludar sin obligaciones ni presiones, es importante que aprendan que se trata de una norma de cortesía esencial, misma que deben ejecutar el resto de sus vidas, para mantener buenas relaciones sociales con todas las personas con las que van a interactuar.

La importancia del saludo y los buenos modales es esencial, por lo que puedes enseñarles distintas frases de saludo para motivarlos positivamente a usarlas.

Sin embargo, la mejor manera en la que los peques pueden aprender es a través de la imitación.

Recordemos que somos su principal ejemplo y ellos buscarán hacer lo mismo que nosotros. Además, sería poco coherente enseñarles a saludar a los demás y no hacerlo por propia voluntad.

 

Recomendaciones para enseñar a saludar a nuestros peques

 

A continuación te dejamos algunas ideas sencillas para que se te haga más fácil todo:

 

Paso a paso.

Lo primero que debes enseñarles son dos palabras simples: “hola” y “adiós”. Saludar al llegar y despedirse al irse denota cordialidad y una vez lo entiendan, podrán subir el nivel y aprender frases más bonitas.

 

Tomar tiempo si son tímidos.

Los niños tímidos tienden a esconderse tras sus padres o agachar su cabeza para no tener que saludar. Por favor evita a toda costa menospreciarlo con frases que puedan hacerlo sentir mal, siempre debes estimularlo positivamente y no mediante castigos ni prohibiciones.

 

Explica ejemplos.

Si les comentas las distintas situaciones en las que deben saludar y despedirse estarán menos perdidos a la hora de hacerlo, se acordarán de lo que les enseñaste y se motivarán a hacerlo sin problema.

Los niños muestran sus emociones más natural que los adultos, recordemos que no tienen la madurez suficiente para controlarlas. Además, los adultos solemos estar sometidos a normas sociales ya establecidas, pero estos son conceptos que los peques todavía no entienden.

Obligar jamás será una buena opción, solamente conectarán estas acciones con algo negativo y les damos a entender que sus emociones están por debajo de los convencionalismos sociales.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.