2 Tiempo de lectura

Las emociones van y vienen, durante todo un día podemos experimentar múltiples de ellas y conforme se presentan, nuestras reacciones y actitudes varían.

Los niños tienden a ser más sensibles a estos cambios emocionales, por lo que es importante mantener un registro de estos sentimientos.

Para ello existe una herramienta muy útil llamada Mood Tracker (rastreador del estado de ánimo), misma que permite registrar las emociones de los peques de forma creativa con colores y figuras. La idea es rellenar unas casillas en función de la emoción que más ha predominado en el día.

Este método hace que puedas evaluar el conjunto de emociones que más suelen tener tus peques a lo largo de una semana, mes, trimestre, ¡hasta en un año!

De este modo, revisar qué sentimientos son más comunes y más ocasionales en los peques es mucho más sencillo.

Primero debemos aclarar que existen 6 emociones básicas para destacar en el mood tracker:

  • Alegría
  • Tristeza
  • Miedo
  • Ira
  • Asco
  • Sorpresa

Por supuesto, recordemos que los niños pueden experimentar más de una emoción a la vez y encontrarse envueltos en una sintonía sentimental fuerte, además a raíz de estas básicas pueden experimentar nuevas (frustración, impotencia, celos, anhelo, calma, aburrimiento, etc.).

Puedes diseñar el mood tracker con cualquier figura que les guste a tus peques, ¡aquí puedes explotar toda su creatividad!

Por otro lado, escoger los colores de cada emoción también es una tarea divertida.

Muchas personas suelen relacionar estos sentimientos con las tonalidades presentadas en la película de Disney/Pixar: Intensamente.

Estos son los siguientes:

Alegría - Amarillo.

Tristeza - Azul.

Miedo - Violeta.

Ira - Rojo.

Asco - Verde.

Sorpresa es la única emoción que no se presenta en la película, pero el naranja es un buen color para vincularla en el mood tracker.

Pero realmente, ¿por qué es tan importante registrar las emociones de tus hijos? Pues, al ser consciente de cómo se sienten es que puedes actuar para mejorar su ambiente.

Si notas algún patrón negativo, donde emociones como la tristeza, el miedo, el asco y la ira predominan (que bien o mal son necesarias en cierta medida), se te hará más sencillo realizar los cambios pertinentes en la vida cotidiana de tus peques para subir su ánimo.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.