Pintacuentos

2 Tiempo de lectura

Los pintacuentos narran una historia y a su vez tiene dibujos relacionados con ella para que los peques coloreen parte de lo que ocurre, los escenarios, los personajes que intervienen, entre otros.

Este tipo de juego está orientado a niños pequeños, quienes aún no conocen el significado o la forma de muchas cosas, o que necesitan un poco de ayuda para  imaginar ciertas cosas, aunque también los niños más grandecitos también tendrán momentos de diversión con un pintacuentos.

Con las historias ilustradas es más fácil estimular la imaginación de nuestros peques  y mantener su atención durante mucho más tiempo, incluso si es de los que se aburre rápidamente y no terminan un cuento completo.

Es necesario que el pintacuentos tenga imágenes fáciles de entender para los peques, que las mismas estén totalmente relacionadas con la historia y que además no haya desfase con la secuencia del cuento.

Los peques disfrutarán mucho de la actividad, para que no se queden únicamente en ser espectadores, se les pueden hacer preguntas que les ayuden a mantener la atención en el cuento.

Incluso se les puede pedir que den su opinión o que participen en la creación de la historia, de modo que se sientan más implicados aún. Además, de divertirse mientras  pintan los dibujos del pintacuentos.

 

¿Qué beneficios les trae a los niños jugar a los pintacuentos?

 

Principalmente, esta actividad fomenta el hábito de la lectura. Es importante inculcarlo en los peques desde temprano para que sean personas curiosas y ávidas para aprender.

Conocer historias con moralejas les ayuda a entender y empatizar con situaciones de la vida cotidiana en las que no siempre es fácil explicar lo que sucede.

Además del desarrollo de su creatividad, los peques pueden aprender a combinar colores, mejorar su destreza manual, desarrollar habilidades artísticas, optimizar su capacidad de observación / atención al seguir la trama de la historia, entre otros.

Escuchar y ver narraciones también les ayuda a conocer un poco más acerca de su historia o la historia de su cultura.

En este caso, nos interesa mucho que los peques sean conscientes de su origen y que conozcan un poco acerca de cómo vivían los pueblos originarios de Chile, como los Aymaras, Atacameños, Quechuas, Collas, Diaguitas, Rapa Nui, Mapuches, Kawésgar, Yámana y Selk’nam.

Así los peques pueden adoptar este formato y pintar sus primeros dibujos, crear personajes y sus propias historias, lo que les ayuda a desarrollar su capacidad de invención y expresión.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.