2 Tiempo de lectura

4 Conductas que debemos corregir en nuestros peques


A veces los niños no se expresan de la mejor manera para darse a entender y, como padres, debemos corregir aquellas conductas negativas que pudieran aparecer desde muy temprana edad y que incluso podrían pasar desapercibidas en los pequeños de la casa.

No obstante, si las detectamos a tiempo, podríamos ayudarles a que en el futuro sean adultos que fomenten la paz, la amistad, el respeto y otros valores que les aporten beneficios a sí mismos y a su entorno.

Las siguientes son algunas conductas que debemos enseñarles a mejorar. ¡Toma nota!

 

1.      Malas palabras o gestos despreciativos

Observa si hay algún tipo de dureza, mala palabra o gesto despreciativo de parte de tu pequeño hacia los demás. Si es el caso, el diálogo y una buena comunicación afectiva es la clave.

Cada vez que escuches que se expresa de mala manera, debes explicarle que no está bien y por qué no lo está (hiere los sentimientos de alguien más, es ofensivo, etc.).

De este modo es posible que genere empatía y que recuerde lo que le dijiste la próxima vez que quiera hablar de ese modo.

 

2.      Falta de respeto hacia otros

Prestemos atención a la forma en la que los niños se expresan de otros; cuando notemos palabras despectivas, para que tengan una buena educación  es vital que los orientemos adecuadamente mediante nuestro ejemplo y al explicar qué son los límites y por qué no debemos sobrepasarlos, especialmente cuando alguien puede salir lastimado.

 

3.      Exigen en lugar de pedir

¿Cómo llaman la atención tus hijos: la exigen o la piden?

Si es lo primero, puedes hacerles entender la forma correcta de solicitar lo que desean. Háblales como te gustaría escucharlos, nunca olvidando las palabras mágicas “por favor” y “gracias”.

 

4.      Dificultad para aceptar errores

Si tu niño se siente atacado cuando le regañas y no sabe aceptar sus errores, puede deberse a la falta de autoestima.

Regañarlo expresando toda tu molestia solo hará que se sienta inseguro y es posible que siga consintiendo su propio error porque está recibiendo la atención que necesita de manera equivocada.

Si le hablas con amor y paciencia es más factible que tu hijo se sienta seguro, deje la soberbia de lado y reconozca sus fallas.

 

¿Quieres ayudar a tu peque de una manera que disfrute? Con nuestros tableros lo ayudarás a confiar más en sí mismo.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.