2 Tiempo de lectura

7 Beneficios de involucrar a tu peque en la decoración navideña

 

Llegó Navidad y con ella toda la alegría y emoción características de estas fechas, pero…

¿Sabías que decorar tu hogar con adornos festivos con ayuda de tu peque trae muchos beneficios para ambos?

Te compartimos siete de ellos, ¡toma nota!

 

  • Tiempo de calidad. 

Al decorar tu hogar durante varias horas pasarás tiempo de calidad con tu peque, así que mejor aléjate de cualquier tipo de distracción (como el celular) y dedícale el 100% de tu atención.

Pueden aprovechar para hablar acerca de la historia de la Navidad o contar anécdotas de navidades pasadas.

 

  • Afirmas cualidades como el trabajo en equipo. 

Al decorar en familia, le vas enseñando a tu peque cómo se realiza el trabajo en equipo, así se sentirá parte activa de las actividades en casa y descubrirán juntos los puntos fuertes y productivos de cada quien, también fortaleces su proceso de educación.

Toma en cuenta sus aportes, le puedes preguntar acerca de los colores para decorar, qué esferas usar ¿Brillantes, opacas o escarchadas? ¡Seguro tendrán grandes ideas que no habías pensado!

 

  • Crea recuerdos que duren años. 

Decorar la casa todos juntos puede ser toda una emocionante tradición, que en el futuro se convertirá en recuerdos imborrables.

Estrecha esos lazos con tu peque mientras sea aún un niño, pues pronto pasará el tiempo y quizás ya no quiera formar parte de esos momentos familiares.

Crea el ambiente: Música navideña, olor a pino, galletas de jengibre, risas y alegría, reúne a tu familia y disfruten creando recuerdos juntos.

  • Potencia la creatividad de tu peque. 

Otra de las razones para decorar la casa en navidad con tu hijo, es con el fin de fomentar la creatividad por medio de las manualidades.

Pueden crear sus propios adornos o inventar una decoración para la puerta (pueden utilizar pintura, cartulina, fieltro o cualquier otro material que tengan a mano para decorar). 

Una tarde de manualidades navideñas o de horneado de galletas será el mejor tiempo invertido con tus peques, sin dudas todos lo van a disfrutar.

 

  • Fotografías. 

Al decorar para Navidad, tienes el motivo perfecto para tomar muchas fotografías festivas, incluso, puedes crear tu propio álbum con la foto de año tras año; verás cuánto han cambiado tus hijos de un año a otro ¡y tendrás un registro de ello!

 

  • Armonía en el hogar. 

Siempre asociamos la Navidad con una época de felicidad, paz y bienestar. Así que al decorar el hogar, estamos predispuestos a mantener esa armonía en casa y en la familia

 

  • Ilusión y esperanzas. 

Al decorar con motivo de Navidad, sabemos que el Año Nuevo está en camino también, así que nos llenamos de ilusión y esperanza de que el que viene sea mejor que el que está finalizando.

Asimismo, es la época perfecta para dar gracias y llenarnos de nuevos deseos por cumplir. 

¿Crees que hemos pasado algún otro beneficio? Te leo en los comentarios. 

  

 Por cierto, te dejo un regalo que sé que tus peques lo amarán.

 

Haz clic aquí y descarga las cartas para escribir al viejito Pascuero


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Juego de movimientos para trabajar emociones (Actividad)
Juego de movimientos para trabajar emociones (Actividad)

3 Tiempo de lectura

Ideas sensoriales para niños
Ideas sensoriales para niños

2 Tiempo de lectura

Uno de los retos más importantes de nosotros como padres es la estimulación de los cinco sentidos de nuestros hijos, lo cual fortalece su desarrollo psicomotor, mental y físico.

Estas son algunas ideas para jugar en tu hogar con los peques, permitiéndoles asimilar de mejor manera su entorno ¡Toma nota!:

Emociones: Cojín de los gritos (rabia y desahogo)
Emociones: Cojín de los gritos (rabia y desahogo)

2 Tiempo de lectura

La idea de utilizar un cojín para ahogar los gritos de estrés es ideal para que tu peque sepa que puede gritar sin incomodar o preocupar con el ruido a otras personas.

Además, si lo desea, puede golpear el cojín para sacar toda la rabia que sienta, siempre y cuando tenga presente que solo puede hacer eso con el cojín y no con otras personas.