HASTA 50% EN CYBEREKIZ ❤ ENVÍO GRATIS SOBRE $30.000 - ✨ENVÍOS A TODO CHILE ✨

1 Tiempo de lectura

Toda mamá ha vivido el momento en que su hijo tiene una pataleta enorme y no hay modo de que se calme. Si esto ocurre en la calle, es peor aún porque los niños al verse rodeados de personas, en especial extraños, suelen exagerar aún más los berrinches porque saben que, de alguna manera, eso pone en aprietos a sus padres.

¿Quieres una idea para tranquilizarlo?

Si te dijera que hay una solución al alcance de tu mano para que tu peque se calme sin tanto escándalo, ¿me creerías? Te presento el frasco de la calma, una técnica ideal para utilizar con niños de 2 a 5 años y que te ayudará a calmarlos cuando están enojados, estresados o frustrados.

El secreto para llamar la atención de los niños es saber cómo distraerlos. Aunque suene contradictorio, en este caso, mientras más distraídos estén, más atención prestarán.

¿Cómo es eso posible?

¡Es muy fácil!

Para crear un frasco de la calma tan solo necesitarás una simple botella de plástico con agua, glicerina y glitter.

Cuando tu hijo esté en plena pataleta y no sepas cómo sacarlo de ese estado afectivo, agita el frasco y muéstraselo para que pueda mirar los brillos que irán moviéndose lentamente. Tu peque se relajará tanto que lograrás que su pataleta disminuya significativamente.

Aquí puedes ver un tutorial con cuatro opciones distintas para crearlo paso a paso:

 

¿Listo para crear un frasco de la calma? Muéstranos cómo ha quedado el tuyo ¡y lo compartiremos en nuestras redes! 💖

También te dejo una idea para profundizar más en las emociones de tu peque:


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Navidad segura en casa
Navidad segura en casa

1 Tiempo de lectura

Spray mágico anti miedos
Spray mágico anti miedos

1 Tiempo de lectura

4 Conductas que debemos corregir en nuestros peques
4 Conductas que debemos corregir en nuestros peques

2 Tiempo de lectura

Como padres debemos corregir conductas negativas en los pequeños de casa, para que sean adultos que fomenten la paz, amistad, respeto y todos los valores que aporten beneficios a si mismo y a su entorno.