2 Tiempo de lectura

Peques y sus amigos imaginarios

 

¿Es normal que mi hijo tenga un amigo imaginario? ¿Tengo que llevarlo a un especialista para que reciba ayuda?

La respuesta corta dice que no hay que preocuparse, ya que los amigos imaginarios en los niños es algo más habitual de lo que pensamos y no es ni peligroso ni preocupante.

Según los psicólogos, esta conducta está presente en niños sanos y forma parte del desarrollo de su crecimiento.

Si tu peque habla con alguien que no existe en la realidad que conocemos, es una ayuda que encuentra en su imaginación para madurar y adaptarse a su entorno.

Te damos un par de tips si te preguntas de qué manera en específico le puede ayudar tener un amigo de esta naturaleza, es porque:

 

  • Entrenan el auto apoyo.

Gracias a su amigo imaginario, los peques pueden contar aspectos de su vida que quizá no se atreven a compartir con los demás a su alrededor, como sus travesuras más secretas o esos sueños que quizás les avergüenzan, pues temen ser juzgados.

 

  • Favorece la autonomía del niño.

En otras situaciones no se atreverían a realizar algunas actividades, pero en compañía de su amigo imaginario se sienten más capaces y con más valor para hacer lo que se propongan.

 

¡Ya lo sabes! Si tu hijo empieza a hablarte de un amigo que no conoces y notas que se divierte al hacerlo, síguele la idea para que no se cohíba, no está mal permitirle esta conducta..

Muchas veces los niños utilizan la figura del amigo imaginario como un trampolín porque se sienten “apoyados” y en confianza para contarles sus pensamientos a sus padres o personas cercanas, así que no te preocupes por esta etapa.

 

Te recomiendo también nuestro tablero de emociones, para que tu peque desde el año comience a aprender a identificar cada emoción. 

  

 Cuéntame ahora, ¿tu hijo ya te habla de su amigo imaginario?


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.